Los riesgos en ciberseguridad que marcarán el 2023

El año 2022 fuimos testigos de cómo instituciones como el Poder Judicial, el Estado Mayor Conjunto o el Sernac fueron víctimas de ciberataques. Las vulneraciones, como en otras partes del mundo, dejaron en evidencia lo expuestos que están ciudadanos y organismos a ser víctimas de este tipo de arremetidas.

El año que comienza trae consigo una serie de riesgos en este ámbito. David Alfaro, director ejecutivo de Arkavia Networks, detalla los que, a su juicio, son los principales escenarios y peligros a los que hay que poner atención.

El entorno geopolítico

El aumento de los conflictos y las fricciones a nivel internacional han significado un aumento en los ciberataques.  Es probable que, de mantenerse la tendencia, los intentos de sustraer información o inhabilitar ciertas plataformas sigan al alza.  Después de todo, y teniendo en cuenta lo que ha ocurrido con la guerra en Europa, ha quedado en evidencia que este tipo de ataques se han convertido, desde hace algunos años, en una nueva manera de hacer la guerra.

Las tendencias económicas a nivel global

La incertidumbre económica parece ser un escenario propicio para el aumento de los riesgos de ciberseguridad, sobre todo para las Startups o empresas más pequeñas y personas comunes. Es perfectamente posible imaginar eventualidades en las que, ante la desesperación por falta de liquidez u otro tipo de problemas, las compañías puedan terminar accediendo a plataformas que las vulneran o las exponen a vulneraciones.  Lo mismo para personas víctimas de nuevos mecanismos de estafa y robos digitales.

Instituciones del Estado sin conocimiento suficiente

Los ataques que han sufrido algunas instituciones del Estado en numerosos países han dejado en evidencia el atraso en el que muchos de ellos se encuentran con respecto a la ciberseguridad.  Es fundamental, por tanto, que tomen conciencia de aquello y que sean capaces de atraer talento y capacitarlo constantemente.

Infraestructura crítica

La infraestructura crítica de un país se hace cargo, principalmente, de asegurar los servicios esenciales para la población. Es por esto que este tipo de infraestructura necesita, sobre todo, especial atención. Es aquí donde los estados deben poner sus esfuerzos más profundos.

Regulaciones

Muchas veces, las regulaciones de los países no están bien adaptadas para que las compañías de ciberseguridad puedan hacer su trabajo de la mejor manera posible. Un posible desafío para este año es avanzar en despejar el camino para que la ciberseguridad —que se ha vuelto fundamental, tal como la seguridad pública— pueda fortificarse.

Escasez de profesionales

Tanto el mundo público como en el privado, en muchas partes del mundo, hay una escasez de profesionales dedicados a la ciberseguridad. Una de las tareas en las que se debe avanzar es en promover las áreas de estudio ligadas a ella.  Adicionalmente, las instituciones educacionales de todo tipo debieran formar en lo básico sobre esta materia.  Al menos para aportar con las nociones elementales para no ser una víctima desinformada.