Organizadores de La Cumbre: «Asumimos toda la responsabilidad»

¿Qué pasó?

Con una carta abierta de los organizadores del festival La Cumbre, Juan Andrés y Cristián Ossandón, dieron a conocer sus primeras impresiones tras la cancelación del evento por parte de la intendencia de Rancagua, además de anunciar que el festival no se realizará nunca más.

La carta

«Este proyecto que ha intentado impulsar, defender y crear valor alrededor de la música Chilena por más de 12 años, llega a su fin. Sucumbimos frente a los eventos gratuitos, que fueron socavando las bases de nuestra propuesta (justamente lo inverso, cultivar valor, y estrechar la brecha de percepción entre artistas nacionales y extranjeros).

Este año fue tremendamente adverso para nosotros. Trabajamos incansablemente para ‘darlo vuelta’. Encontramos aliados entusiastas en la Municipalidad de Rancagua y en el Consejo Regional de la Sexta Región. Nos dieron un apoyo económico (no todo el que necesitábamos, pero muy valioso y se agradece), y nos acompañaron a buscar recursos en la región también, que luego de mucho esfuerzo no pudimos conseguir.

Lamentablemente, se nos ‘cayó’ un aporte muy importante en esta última semana, que terminó por sepultar nuestras esperanzas. Lo dimos todo, pusimos el corazón entero; todos nuestros recursos humanos y económicos para que esto funcionara. Llegamos hasta el final, el montaje terminado, los artistas probaron sonido, pero a punto de llegar a la meta, no lo logramos. Y lo perdimos todo.

Pedimos perdón a los fans, a los músicos, a su equipo, a los auspiciadores, patrocinadores, medios y a todos los que creyeron en este sueño que hoy se rompe, y esta mirada de mundo que hoy tiene que asumir su fracaso.

La Cumbre del Rock Chileno ha dado muchas alegrías a centenares de músicos Chilenos, y a muchos miles de personas que han sido testigos de trozos de historia memorables de nuestra música. Y a pesar que para nosotros ha tenido -y seguirá teniendo- costos altísimos en lo personal, en lo económico y en lo familiar, es un viaje que ha valido la pena. ‘La Cumbre’ no tiene la culpa.

¿Por qué? porque es un proyecto sin fines de lucro, que busca un fin noble y digno. Por lo mismo esperamos que alguien más en el futuro abrace esta iniciativa y la lleve al siguiente nivel, donde nosotros no supimos llegar.

Asumimos toda la responsabilidad, y seguramente vendrán tiempos muy difíciles para nosotros como gestores y como impulsores de este proyecto»