La importancia de jugar y hacer actividad física con los niños en tiempos de cuarentena

Desde el estallido social, en octubre del año 2019 y hasta el voraz avance del COVID-19 que aún permanece en el mundo, los niños y niñas han tenido que adaptarse a drásticos cambios y nuevos hábitos que antes no estaban incorporados en sus rutinas diarias.

Consecuencia de lo anterior, utilizar el juego como una herramienta de comunicación y control del estado de ánimo es fundamental.

«Eso permite interactuar de manera entretenida y lúdica con el niño, a través, del movimiento corporal, con un sentido de diversión pero también con la intencionalidad de mantener y fortalecer su proceso de adquisición de habilidades motrices. Sabemos que muchas familias no poseen los espacios adecuados dentro de sus casas y algunos son muy reducidos. Aquí debe primar la imaginación y las ganas de dar batalla a las cuarentenas, que sabemos es un estado de alta exigencia pero muy necesario en este momento», señala el seremi del Deporte, Diego Ramírez.

¿Cómo jugar con nuestros niños y qué actividad física hacer?

Macarena Chandía, profesora de Educación Física y encargada del programa Crecer en Movimiento del Ministerio del Deporte, afirma que, «lo importante es que el juego genere un momento de distracción, diversión y placer. Eso inevitablemente estará unido a pequeños espacios de actividad física, que incluso pasarán desapercibidos pero que son fundamentales en tiempos como los que vivimos», comenta.

La elección de qué hacer, no debe ser complicada. A continuación algunos ejemplos:

  1. Jugar a la adivinanza: haciendo solo mímicas con nuestro cuerpo, hacer gestos representativos de animales, profesiones u oficios, emociones, etc. Con esta actividad estaremos favoreciendo el lenguaje y la expresión corporal.
  2. Desafíos motrices: practicar lanzamientos con pelotas hechas de calcetines a canastos de ropa (aumentando la distancia entre lanzamiento o cambiando la postura para lanzar (sentado, de pie, acostado).
  3. Laberintos y circuitos: con elementos del hogar, formar un circuito o laberinto , pidiéndole a los niños que pasen bajo mesas, que suban y bajen sillas, que salten cojines, realicen equilibrio sobre una hilera de ropa, ruede sobre la alfombra, etc. Favorece su coordinación general, sus habilidades motrices y perceptivas, entre otros.
  4. Juego libre que requiera actividad más vigorosa: saltar (cuerda, en el lugar, de un lado a otro, en la cama, etc.), bailar, circuitos motrices, etc.

¿Con que frecuencia debemos jugar?

«Es muy necesario establecer un horario, en el que ojala se juegue como mínimo entre dos a tres momentos en el día. La rutina es muy necesaria para fomentar la adherencia de hábitos en nuestros niños y niñas», dice Macarena Chandía.

Por lo tanto, se podría ejemplificar de la siguiente manera:

  • Si no tiene horario de conexión online con su colegio, se podría realizar una rutina de activación corporal con baile de sus canciones favoritas.
  • Por el contrario, si cumple horario de clases online, se recomienda realizar movilidad articular antes de sentarse frente al computador, es decir, mover las muñecas con movimientos de rotaciones, mover hombros de arriba hacia bajo, estirar cuello hacia izquierda y derecha, acercar el mentón el pecho y luego llevar la cabeza hacia atrás. Todo esto de manera suave, manteniendo y contando hasta diez.