SAMU y las acciones que salvan vidas

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enoja

Un grito desesperado

En el sector de Las Balsas, en el Lago Rapel, Susan Cisternas cocinaba mientras sus hijos mayores se ponían su traje de baño. Sin saber cómo el pequeño Gabriel, de tan solo 2 años y 4 meses, salió de su casa y fue hacia la piscina. Al parecer, se le cayó un yogurt que tenía en su mano y trató de alcanzarlo. A los pocos minutos su hermana, de sólo 10 años, salió al jardín y dio un grito desesperado. Su madre corrió hacia el patio y vio a su hijo flotando boca abajo en medio del agua.

Despachando la ambulancia

“Pasado el mediodía se recibió un llamado de una mujer, solicitando ambulancia por un menor de dos años que había caído en una piscina. Éste estaba en un paro cardíaco por una asfixia por inmersión. Inmediatamente le dije a mi compañera que despachara la ambulancia de la Base Peumo. Por suerte iba camino al consultorio de Las Cabras, lo cual ya había avanzado bastante. Y se le comenzaron a dar indicaciones de soporte vital básico para que se empezara a reanimar al niño”. Relató Isabel Morales, operadora del Centro Regulador del SAMU.

«sus ojitos, su boca estaban morados»

Fue la madre quien sacó a Gabriel del agua y comenzó a llamar a su vecina Soraya Espinoza. Ésta cruzó hasta el frente y vio a Susan con el niño en brazos. Sin poder evitar las lágrimas, recuerda el momento en que llegó y vio que Gabriel no se movía. “Al tomarlo como que no hacía nada y estaba muy morado, sus ojitos, su boca estaban morados. Entonces lo tomé y lo dejé en el suelo y le comenzamos a dar los primeros auxilios. Le apreté la nariz y le comencé a dar respiración boca a boca. Fue lo que atiné y porque había visto en televisión que mostraban cómo reanimar a una persona que se ahogaba”.

Gracias a estas acciones de reanimación lograron que Gabriel reaccionara. “Pero como que se iba y volvía”, explica Soraya Espinoza. Decidieron esperar la llegada de la ambulancia, mientras seguían dándole los primeros auxilios que le indicaba el Centro Regulador a la hija de Soraya, Daniela Oliva.

Llamada clave roja

El conductor de la ambulancia, Cristian Piña, cuenta que ellos iban en camino a buscar un paciente para traslado en la comuna de las Cabras. Cuando recibieron la llamada clave roja, por una asfixia por inmersión en el sector de Las Balsas del Lago Rapel. En ese intertanto ya se estaba activando el sistema de respuesta de emergencia para enviar un móvil avanzado o incluso un helicóptero si se requería.

«no pudimos inyectarlo en la vena»

Raúl Galleguillos, el Tens regulador que iba en la ambulancia recuerda que el lugar estaba muy alejado. “Para llegar estaban los mismos vecinos haciéndonos señas e indicándonos cómo llegar a la casa. Llegamos y realizamos los procedimientos necesarios. Incluso no pudimos inyectarlo en la vena sino que tuvimos que hacerle una osteólisis (inyectarlo a la médula de la pierna), para poder darle los fluidos necesarios junto con Cristian Piña, mientras informábamos a la familia de los que se iba a hacer a continuación”.

La importancia de los Primeros Auxilios

“La importancia de todo este evento es que una vecina llamó al servicio de urgencia”, explicó Raúl Galleguillos. “La mamá sacó al niño y otra vecina le hizo las maniobras de reanimación. Una vez que el niño reaccionó dimos el informe al médico regulador. Éste nos dirigió al Hospital de Peumo y allí el niño fue trasladado al móvil avanzado de Rengo. Luego se trasladó al Servicio de Urgencia Pediátrica al Hospital Regional Rancagua”.

¿Cómo quedó Gabriel?

Gabriel quedó sin ninguna secuela neurológica y actualmente sigue su vida normal, sin problemas. Los funcionarios del SAMU han podido comprobarlo en persona, porque han tenido la posibilidad de compartir con la familia en más de una ocasión. “Somos amigos ya con la gente del SAMU”, señala la mamá de Gabriel. “Ellos se han portado excelente en todo momento. Desde que recibieron la alerta fueron oportunos. Les agradezco a ellos que siempre tuvieron una muy buena disposición. Nos orientaron cuando llegaron y nos dieron el apoyo como familia que necesitábamos”.

Reconocimiento público

La historia no termina allí. En la celebración de Fiestas Patrias de la comuna de Las Cabras, el alcalde Rigoberto Leiva, en compañía de la seremi de Salud, Médica Daniela Zavando, hizo un reconocimiento público a los funcionarios de la base SAMU de Peumo. Destacando su aporte en la coordinación y buen funcionamiento de la red.

SAMU y las acciones que salvan vidas