Servicio de Pediatría Hospital de Santa Cruz, un valioso aliado contra el COVID-19

La llegada del coronavirus COVID-19 ha obligado a los distintos establecimientos de salud del país a adaptarse a las nuevas exigencias que este virus demanda, adquiriendo o readecuando servicios y equipos, al igual que la adaptabilidad de todos quienes componen los distintos servicios de atención. Así lo confirma el Hospital de Santa Cruz, en especial el Departamento de Pediatría y Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP), a cargo del Médico Javier Villablanca, el que por medio de un plan que nace de sus objetivos estratégicos, ha tomado una serie de medidas con el fin de afrontar de mejor manera esta emergencia sanitaria.

Inclusión de una cánula nasal de alto flujo

El enfermero supervisor del Departamento de Pediatría y UTIP, Michael Gutiérrez, nos entrega más detalles respecto a estas acciones señalando que «una de las medidas más importantes ha sido la inclusión de una cánula nasal de alto flujo (CNAF), inicialmente programada para nuestros pacientes pediátricos, pero ha sido una excelente incorporación de equipamiento en búsqueda del apoyo en oxigenoterapia para los usuarios adultos. Esto de la mano de la capacitación, con entrenamiento y protocolos clínicos, lo que ha sido un apoyo fundamental en la resolución de esta patología en nuestros pacientes».

Reconversión de camas pediátricas

Otra de las estrategias que destaca el profesional de enfermería es «la reconversión de camas pediátricas para pacientes adultos de cuidados medios y UTI, también ha venido a brindar una respuesta como institución hospitalaria manteniendo una segregación clara y óptima para el funcionamiento de nuestro hospital».

Una fuerte preparación de funcionarios y funcionarias

Este aumento de complejización de camas, vino de la mano con una fuerte preparación de todos los funcionarios y funcionarias que componen este Servicio, lo que a la larga es visto de manera positiva por Gutiérrez, afirmando que «la capacitación continua en esta nueva patología, el manejo de pacientes en decúbito prono como también en cuidados críticos hospitalarios, ha venido a fortalecer las herramientas de los funcionarios del Departamento de Pediatría que han afrontado esta pandemia».

Un hospital fortalecido

Para finalizar, el funcionario del establecimiento de salud santacruzano realiza una reflexión respecto al impacto que tendrán estas medidas para el funcionamiento a futuro del equipo indicando que «sin lugar a dudas que de esta situación crítica país, el Departamento de Pediatria y UTIP del Hospital de Santa Cruz va a salir fortalecido y mejor preparado para afrontar los distintos retos que se le presenten en un futuro».