Cuatro problemas más comunes a la hora de emprender

Durante los últimos meses y debido a la emergencia sanitaria producto del COVID-19 son muchos los colaboradores que han perdido sus trabajos. Hay un grupo importante de ellos que ha visto en ese difícil momento una posibilidad de reinvención. De hecho, según una encuesta realizada por Trabajando.com, un 74% de los encuestados se ha planteado la posibilidad de emprender durante el último tiempo y el 82% correría el riesgo asociado a ello.

Fomentar el emprendimiento

Para Juan Carlos Hayes, integrante del G100 y director ejecutivo de Hayes & Corp, este es un buen momento para buscar apoyo para comenzar o potenciar un emprendimiento y así evitar los problemas típicos asociados a esta actividad. “Hoy existen muy buenas fuentes de mentoría y apoyo a los emprendedores, entre ellos el G100. Como G100 nuestro principal objetivo es fomentar el emprendimiento en el país y, especialmente en el contexto actual, buscamos ser una fuente de apoyo para aquellas personas que deciden emprender, que enfrentan un difícil momento desde octubre del año pasado y que se ha visto profundamente agudizado por la crisis sanitaria”, comenta Juan Carlos.

Principales riesgos o problemas

Pero, no es fácil dar un salto al vacío. Es importante que a la hora de emprender se conozcan los principales riesgos o problemas, para así poder preparar una solución que nos permita seguir adelante. 

¿Cuáles son estos principales problemas que surgen al momento de emprender? Los 4 problemas más comunes cuando uno emprende son:

Estrategia de negocio débil

Para que un emprendimiento sea exitoso es esencial contar con una estrategia de negocio sólida, que permita planificar los objetivos del proyecto y medir el éxito o fracaso de ciertas acciones que pueden poner en riesgo la estabilidad y la sustentabilidad de la empresa.

Problemas de caja

Son muchos los emprendimientos que no logran surgir debido a problemas de liquidez. Para evitar estas dificultades es de vital importancia asesorarse bien en materia financiera, actualizar constantemente los flujos de caja, tener un contador y claridad sobre los límites de financiamiento que posee el proyecto.

No conocer bien a la competencia

¿Qué estamos ofreciendo?, ¿qué nos hace distintos?, ¿Por qué nos van a preferir? muchas veces, a la hora de comenzar un emprendimiento, no se realiza un correcto análisis de la competencia. Esto es de suma importancia, ya que, si se realiza un estudio en profundidad se puede ofrecer un producto o servicio que cuente con un factor diferenciador y que permita satisfacer las necesidades de los clientes que aún no están cubiertas.

No recurrir a una red de apoyo

Si un proyecto está recién comenzando o está pasando por un momento difícil, es importante informarse y conocer todas las fuentes de apoyo disponibles -como fondos concursables, subsidios, créditos o talleres de capacitación- y recurrir a ellas. Hay que acostumbrarse a pedir ayuda a tiempo y ver como otros solucionaron los problemas que se tienen.

«Emprender es un sueño»

“Emprender es un sueño y el camino para lograr concretarlo no está libre de dificultades. Pero, si conocemos los riesgos que existen es posible prepararse de mejor manera para emprender. Chile tiene el espíritu emprendedor y debemos potenciar y apoyar a las y los que están comenzando”, concluye Juan Carlos Hayes.