Pagina web Rancagua
Spanish Haitian Creole English

Programa de apoyo a los regantes de Maule y O’Higgins de la CNR realiza monitoreo de la calidad de agua en 51 estaciones de canales

La campaña de toma de muestras se realizó en 51 estaciones divididas de 2 etapas. Una, de 17 estaciones con el protocolo completo de la norma chilena 1.333, y otra parcial de 34 estaciones para tener una visión más amplia del territorio, según la explicación de Carlos Vallejos, jefe del programa que ejecuta el Centro Regional de Estudios Ambientales de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

La elección de los puntos de muestreo fue definida en coordinación con las Organizaciones de Usuarios de Agua participantes de la iniciativa en base a sus puntos críticos, donde las aguas están eventualmente afectadas por vertimientos de aguas servidas y otros contaminantes desde predios y viviendas.

Este programa busca detectar puntos conflictivos en la calidad de agua y mejorar las Buenas Prácticas Agrícolas en las cuencas de estos ríos, para poner a disposición de los agricultores tecnologías que les permitan monitorear sus aguas y solucionar sus eventuales problemas de calidad.

Puntos críticos

Programa de apoyo a los regantes de Maule y O’Higgins de la CNR realiza monitoreo de la calidad de agua en 51 estaciones de canales
Luis Miño, celador Lo de Lobos

“Este tipo de campaña es muy importante porque identifica puntos críticos que podemos intervenir, hacer medidas de gestión, trabajar con la comunidad, de manera de poder mejorar la calidad del agua de los canales que riegan el sector agrícola de las regiones de O’Higgins y Maule”, dice Roberto Fuentes, profesional de la Comisión Nacional de Riego, responsable del programa de Transferencia en calidad de agua y buenas prácticas agrícolas, en las Regiones de O’Higgins y Maule.

Las muestras fueron tomadas en los ríos Teno, Putagán, Claro y Cachapoal, y para análisis parcial de la norma se tomaron muestras de los canales Agustín Cerda y Estero Seco (río Teno), Matriz Putagán, Batuco Norte, Maica y Matriz Melozal (río Putagán) en Maule, y de los canales Lo de Lobos y derivado Chuchunco (río Claro), Toquihuano y Zuñigano (río Cachapoal), en O’Higgins.

Las muestras, tomadas según la norma chilena 1333 fueron analizadas por el laboratorio Biodiversa. Para los profesionales a cargo del programa: “Ha sido destacable el interés de los regantes por investigar sus posibles puntos conflictivos”, que están asociados principalmente al paso de los canales por núcleos urbanos “donde persiste la costumbre de botar basuras y escombros en los cauces, y también por malas prácticas agrícolas donde todavía se vierten residuos químicos”, indicó Carlos Vallejos, Jefe del Programa.

Las malas prácticas

Luis Miño, celador de la Asociación de canalistas de Lo de Lobos, también apoya esta campaña de monitoreo: “Me parece muy bueno que se preocupen que las aguas vengan sin mugres. Se ensucian al pasar por las casas, le echan la lavaza de los lavaplatos, también tenemos caballeros que echan toda la mugre de sus caballos a la acequia”.

Para Miño también hay un problema de la gestión de la notificación de estas infracciones: “Lo que pasa es que si yo voy a decirles algo, me plantan una herejía, me retan, se enojan. Por lo tanto debería ser una comisión la que viera eso. Las multas arreglarían las cosas porque con una persona a la que le llegue la multa las demás ya no lo hacen”.

Carlos Vallejos valora positivamente la coordinación con los regantes: “Encontramos muchas facilidades para el trabajo en Maule y menos interés en Rancagua. Con estas muestras vamos a saber el estado real de las aguas y la factibilidad de instalar equipos que mejoren la calidad donde hay problemas”.