Pagina web Rancagua
Spanish Haitian Creole English

Cómo no sufrir haciendo deporte en invierno y proteger nuestra salud física y mental

Es sabido que el practicar periódicamente algún deporte o realizar una rutina de ejercicios trae una serie de consecuencias positivas, tanto para la salud física como mental. Sin embargo, las bajas temperaturas, la lluvia e incluso la poca luz del invierno hace que muchos abandonen sus hábitos deportivos, prefieran estar abrigados en casa y esperar hasta la primavera para volver a los entrenamientos.

Pero dejar el deporte por varias semanas no es recomendable, pues pausar las actividades físicas y el movimiento puede provocar un retroceso en el estado de salud de los enfermos crónicos, también pueden generarse trastornos en el metabolismo y un aumento del riesgo cardiovascular. En esa misma línea, Romanella Cisterna de AIEP San Joaquín recalca que "el no ejercitarse hace que los músculos pierdan fuerza, agilidad e incluso coordinación y al mismo tiempo vamos perdiendo rangos de flexibilidad y nos podemos sentir más limitados en nuestros movimientos cotidianos". En paralelo, el ánimo también se ve afectado, "ya que no se están liberando endorfinas, reconocidos neurotransmisores que generan sensación de bienestar".

A esto debemos sumarle que el ejercitarse regularmente ayuda a mejorar nuestro sistema inmune, el cual debe estar reforzado para enfrentar la gran cantidad de enfermedades que hoy amenazan tanto a niños como a adultos.

Para no caer en inactividad durante este invierno y seguir disfrutando del ejercicio, la especialista recomienda:

Ropa de la estación

Para los deportistas al aire libre lo más conveniente es equiparse con la vestimenta adecuada para el frío. Para eso existen prendas fabricadas con telas de alta tecnología, que permiten abrigarse en capas ligeras, que son de secado rápido y cómodas para ejercitarse. No duden en invertir en buenos guantes y calcetines térmicos que protejan las extremidades. También es conveniente contar con un gorro o banda protectora que cubran la cabeza y ayude a mantener el calor.

Cubrir boca y cuello

En esta época es necesario salir con una bufanda o cuello de tela deportiva para tapar la boca y garganta. Esto ayudará a mantener el aire caliente y no sufrir de dolores en el pecho (angina) o las tan comunes enfermedades de las vías respiratorias.

Calentar en casa

Antes de salir a entrenar es bueno hacer un calentamiento en el hogar. Un poco de movilidad articular, que implique flexo-extensiones de rodillas y tobillos, rotación y extensión de brazos. Se puede incluir un ligero trote y con eso ya se está listo para iniciar la actividad fuera de la casa.

Hidratación y alimentación

Es común que en invierno se ingieran comidas más calóricas y menos líquidos. Sin embargo, es recomendable no hacer grandes cambios en la dieta para que no afecte el desempeño en lo deportivo y actividad física. Lo ideal es seguir una alimentación sana que entregue los nutrientes y vitaminas necesarias para realizar actividades de exigencia cardiovascular y mantenerse con fuerza. Un cuerpo hidratado y bien nutrido podrá seguir sus rutinas con normalidad, aunque el clima no lo acompañe.

Nuevas actividades

Si no soporta la lluvia o el frío, se pueden buscar rutinas que se realicen en espacios cerrados. Un gimnasio o el hogar siempre serán buenos lugares para ejercitarse. Si nunca ha asistido a uno de estos recintos como el gimnasio se recomienda buscar asesoría con un entrenador personal, en tanto si entrena en casa se deben hacer rutinas conocidas y no exigirse más de lo habitual. Un punto clave es siempre buscar asesoría y consejos en profesionales del área de la actividad física y deporte.

"Así como nuestro físico nos pide entrenar y mantenernos, también es importante escuchar a nuestro cuerpo cuando no se siente en condiciones de ejercitarse. Si nos sentimos cansados, desanimados y con síntomas de resfrío o gripe es mejor descansar e incluso ir al médico si el cuadro se agudiza. No debemos obligarnos a entrenar si no estamos al 100% de nuestras capacidades. El deporte y la actividad física se disfrutan y no tienen que ser una tortura", concluye Romanella Cisterna Plaza.