Pagina web Rancagua
Spanish Haitian Creole English

Condenan a 12 años de cárcel a autor de homicidio

A 12 años de cárcel fue condenado Héctor Patricio Briones Arias por el delito de homicidio simple. Ilícito perpetrado en julio de 2017, en Rancagua.

En fallo unánime, el tribunal aplicó, además, a Briones Arias las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena, más el pago de las costas del proceso.

Además, el tribunal condenó al acusado a 541 días de presidio como autor del delito de robo por sorpresa.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que pasadas las 02:00 horas de la madrugada del 20 de julio de 2017, la víctima E.G.L.M.O., caminaba junto a tres amigos por calle Francia de esta ciudad. En ese momento fue abordado por un sujeto que se desplazaba en bicicleta, que les pidió dinero, alcohol o cigarrillos, a lo que se negaron.

La víctima caminaba detrás de sus amigos, cuando el individuo que se desplazaba en bicicleta se le acercó nuevamente, instante en que sus acompañantes escucharon un golpe y al ver hacia atrás verificaron que E.M. intentaba correr, lo que no logró pues les advirtió que había sido apuñalado.

Mientras el sujeto en bicicleta se retiraba gritando improperios, E.M. se desvaneció en el lugar, siendo auxiliado por sus amigos, falleciendo en el recinto hospitalario como consecuencia de una herida corto punzante penetrante torácica del tipo homicida.

Otro hecho que quedó acreditado fue que alrededor de las 17:15 horas del 1 de agosto de 2017, una menor de edad transitaba por calle Lourdes en dirección hacia el polideportivo de ese sector junto a una amiga, momentos en los cuales de manera sorpresiva se acercó Briones Arias, quien le tomó su mano izquierda que tenía en el bolsillo de su polerón en el cual mantenía su teléfono celular de color negro, arrebatándoselo y huyendo con el aparato en su poder.