Hora de Noticias Google News

Especialista llama a evitar nuevos aumentos de peso en cuarentena

Se estima que el año 2020 los chilenos aumentaron en promedio entre cinco y siete kilos producto del confinamiento, el aumento en la ingesta de alimentos calóricos y el sedentarismo. Una situación que preocupa a los expertos por el alarmante aumento en la obesidad, situación que podría agravarse ahora que 19 millones chilenos volverán a estar en cuarentena.

Efectos del confinamiento

Para la directora del Programa de Promoción de la Actividad Física de Clínica MEDS, Sandra Mahecha, “la pandemia está agravando un problema que ya existía, porque los estados de confinamiento cambian nuestros hábitos en especial los de alimentación, de actividad física, de sueño y de exposición al sol que son variables que terminan afectando el gasto energético y el metabolismo de muchas hormonas que influyen en nuestro peso”.

Aumento de las enfermedades crónicas

Sandra explica que, si como país no logramos frenar estos importantes aumentos de peso en este nuevo confinamiento, “vamos a seguir aumentando las enfermedades crónicas que tienen una mayor mortalidad prematura como las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Las personas que son físicamente condicionadas y que realizan ejercicio de forma regular, tienen un factor protector y pueden disminuir hasta en 30% el riesgo de mortalidad prematura y de enfermedades cardiovasculares como infartos y accidentes cerebro vasculares”.

A esto se agrega que estudios realizados durante la pandemia en Chile y en otros países demuestran que las personas que realizan actividad física tienen ocho veces más probabilidades de sobrevivir en caso de contagiarse de COVID.

La importancia del ejercicio físico

“Los estudios han ido demostrando la importancia del ejercicio físico. Nos muestran una tendencia que vimos desde el inicio de la pandemia, que es la importancia de mantener un adecuado fitness cardio respiratorio, una adecuada condición física y se ha visto que es un factor de riesgo importante no tenerlo”, indica la especialista.

Sandra Mahecha agrega que “a fines del año pasado, datos en Chile, mostraban que el riesgo de contraer la enfermedad y de agravarse era casi dos veces mayor entre las personas que tenían una mala condición física, al igual que las personas con obesidad, hipertensión y riesgo cardiovascular. Sabemos que no realizar actividad física es un factor de riesgo muy importante”.

¿Qué dicen los especialista en medicina deportiva?

Desde este fin de semana se amplió la franja horaria hasta las 9 de la mañana para que las personas puedan realizar actividad física. En este sentido, la especialista en medicina del Deporte cuestiona las pocas opciones otorgadas para este fin, pues indica que “para incentivar la realización de ejercicio debiéramos dar más opciones. No todos se van a levantar para hacer ejercicio temprano, por lo que lo ideal sería dar también una franja vespertina”.

Principal problema de las cuarentenas

La doctora Mahecha agrega que el principal problema de las cuarentenas es que cuando las personas se quedan en la casa dejan de realizar actividades cotidianas como subir algunas escaleras, caminar al transporte público o pedalear los que se movilizan en bicicletas, sin contar los que realizan actividad física programada o deportes, lo que es el principal factor limitante para el gasto energético. “Si a esto le agregamos una mayor ingesta de calorías de mala calidad, porque se consumen más alimentos procesados y grasas, y se consumen menos fuentes de proteínas que son esenciales para mantener la calidad de nuestra composición corporal, entonces no voy a compensar y voy a acumular calorías”, explica.

En este sentido, indica que, si bien muchos piensan que para mantenerse saludable hay que elegir comida más costosa, la recomendación es aprender a elegir qué se come y cuánto comemos durante el día y en las horas de confinamiento.

¿Cómo evitar el aumento de peso?

“Para evitar el aumento de peso, lo principal es mantener los hábitos regulares de sueño y tener ventanas de alimentación más cortas. Esto significa que, en vez de tener una ventana de alimentación de 12 horas, buscar reducirlas a ocho o diez. Por ejemplo, si tomo desayuno a las ocho de la mañana, calcula hasta máximo las 6 de la tarde, y lo recomendable es que varias veces al día consumas proteínas como carnes magras, huevos o lácteos descremados y cuida la forma en que los preparas”, recomienda la especialista de Clínica MEDS.

Sacks de ejercicios

Así como las personas estamos preocupadas de comer snacks durante el día, debemos preocuparnos también de los snacks de actividad física. Durante el confinamiento debemos tener pequeñas sesiones de ejercicios en nuestra casa para que gastemos un poco más de energía. Esto significa, por ejemplo, levantarnos más veces de la silla, no pasar más de una hora y media continua sentado, levantarse y de preferencia caminar algunos pasos en el espacio en el que se está durante dos o tres minutos. Hacerlo varias veces y la idea es que al final del día logres tener 10 o 15 minutos en estas actividades sencillas.

«es mejor que no hacer nada»

“El llamado que hacemos es que cada persona vea qué puede hacer según sus condiciones porque cualquier actividad es mejor que no hacer nada. Y también a aprovechar las ventanas para poder salir que permiten las cuarentenas. Si va a ir al mercado o la farmacia, vaya caminando, con todas las medidas de seguridad que conocemos, pero aproveche de caminar porque la actividad física es el principal factor protector que hoy tenemos”, indica la directora del Programa de Promoción de la Actividad Física de Clínica MEDS.