Funcionarios del Hospital Regional confeccionan equipos de protección personal para protegerse del COVID-19

Es en las crisis cuando aparece la grandeza de las personas. Durante la contingencia que vivimos por la pandemia del coronavirus COVID-19, existe un equipo que lucha diariamente para la contención de pacientes: es el personal de primera atención del Servicio de Urgencia. Pero la primera línea no está sola; detrás de este grupo hay compañeros que trabajan para apoyarlos, algunos incluso redoblando esfuerzos.

Dotando de Elementos de Protección Personal

Lo que está ocurriendo por estos días en algunas áreas del Hospital Regional de Rancagua (HRLBO), que en medio de la contingencia sanitaria han agregado tareas para poder dotar de Elementos de Protección Personal (EPP) a los trabajadores de primera atención, sin dejar de lado su trabajo habitual. Se trata del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación y de la Central de Esterilización.

Debido a la contingencia, el Servicio de Medicina Física asignó un grupo especial de profesionales que desde el martes 31 de marzo comenzó a confeccionar escudos faciales a partir de elementos disponibles en el establecimiento de salud.

¿Cómo nace la idea?

“Esta idea nace de una recomendación de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi), en la cual sugerían la construcción de estos escudos faciales como método de protección frente a las gotitas a las que están expuestas las personas de la primera atención a pacientes con COVID-19. Tomamos este modelo, realizamos los ajustes y comenzamos a confeccionarlos con los materiales que teníamos”, indicó el terapeuta ocupacional Joel Rojas.

150 máscaras faciales

Medicina Física está trabajando en dos turnos para dotar al Servicio de Urgencia de 150 máscaras plásticas, que son individuales y lavables. El trabajo lo hacen en equipo donde participan médicos, kinesiólogos, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales, tens y psicólogos.

Mascarillas de regalo

confección de mascarillasAdicionalmente, un segundo grupo de funcionarios de la Central de Esterilización, apoyados por el Servicio de Lavandería, se encuentra confeccionando mascarillas faciales desechables para regalar a las visitas que llegan a ver pacientes al HRLBO.

300 a 350 mascarillas diarias

“Estamos cumpliendo con entre 300 a 350 mascarillas diarias, que se realizan con un material que nosotros ocupamos a diario que es el polipropileno de grado médico. Se utilizan específicamente para los usuarios que vienen a visitar a sus familiares. Comenzamos con ensayos y errores hasta que logramos un modelo para este elemento de protección”, señaló la enfermera de Esterilización, Malory Albornoz.

«tenemos que aportar de alguna manera»

Por último, los funcionarios se refirieron a la importancia del compañerismo en este período de contingencia. “Nosotros no estamos en la primera atención, entonces tenemos que aportar de alguna manera. Este es nuestro granito de arena para que nuestros compañeros se puedan sentir más seguros en sus labores”, indicó el terapeuta ocupacional Joel Rojas. Por su parte, la enfermera Malory Albornoz concluyó que “estamos en un momento de contingencia internacional y esto nos ha generado la posibilidad de poder entregar al hospital un poco más de lo que aportamos siempre, con el ingenio y la redistribución de los recursos”.

Confección de escudos faciales