Acusan de “mini cocina” frenteamplista por la alcaldía de Rancagua

Mientras el 2 de octubre en el matinal de Radio Rancagua se comentaba que el candidato del Frente Amplio para las municipales en Rancagua era el secretario regional del partido Revolución Democrática (RD), Eduardo Arce, otra cosa muy distinta ocurría en la interna del conglomerado de izquierda: según denuncian desde dentro del partido, un acuerdo a puertas cerradas entre la Dirección Nacional de Revolución Democrática y la del también frenteamplista Convergencia Social terminaba con la carrera de RD por la alcaldía y designaba a dedo al candidato.

Revolución Democrática o Convergencia Social

eduardo arce rdDe existir problemas en la designación de candidatos, el mecanismo acordado en primera instancia por los partidos del Frente Amplio en O’Higgins fue las primarias y en el caso de la comuna de Rancagua solamente dos fuerzas deberían medirse, RD con Eduardo Arce, quien viene del mundo social y Convergencia Social con Roberto Villagra, presidente de la regional del Colegio de Profesores, ex comunista y hoy independiente, quien ya fue candidato en las elecciones parlamentarias de 2009 por la nueva Mayoría, en donde no logró un escaño.

¿Y Rancagua?

Tras el anunció del Frente Amplio, el 30 de septiembre, de que no había acuerdo de crear alianzas con otras fuerzas de izquierda, Revolución Democrática entregó un listado informando las primarias en las que participaría en todo Chile dentro del Frente Amplio, en donde no figuraba Rancagua, confirmando que la comuna había sido entregada a Convergencia Social y a su candidato Villagra.

Una «mini cocina»

La bajada del precandidato de RD Rancagua fue sorpresiva para la militancia, ya que habían iniciado un fuerte trabajo de posicionamiento de Eduardo Arce a través de actividades de apoyo a la comunidad y redes sociales, a lo que se sumó que no fueron consultados en las negociaciones. Esto los llevó a plantear la idea de realizar una “primaria ciudadana” en el Frente Amplio O’Higgins, como una forma de denunciar este acuerdo al que llaman una «mini cocina», en la cual se gestó un pacto por omisión desde Santiago, canjeando Rancagua para Convergencia Social, por Coquimbo para RD, a la más clásica usanza de la llamada vieja política, con lo que desean sentar un precedente para que esta situación no vuelva a ocurrir en este conglomerado político.