Pagina web Rancagua
Spanish Haitian Creole English

Cinco cosas que hay que saber sobre la viruela del mono

La viruela del mono (o viruela símica) es una enfermedad viral originada en los animales. Actualmente, hay cerca de 48 mil casos a nivel mundial y en Chile ya se registran más de 340 contagiados, según el último reporte entregado por el Ministerio de Salud.

¿Cuáles son los principales síntomas? ¿Cómo se transmite? Son algunas de las dudas que el doctor Leonardo Siri, infectólogo de Clínica Bupa Santiago, aclara a continuación.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es una enfermedad causada por un virus, que puede transmitirse de animales a humanos, y que desde hace unas décadas comenzó a propagarse de persona a persona. La enfermedad -que se denomina así porque se detectó por primera vez en simios- genera síntomas parecidos a los de la viruela humana en el pasado, pero no alcanzan esa gravedad. Si bien se inició en África, donde viven los animales que pueden ser portadores del virus, posteriormente pasó a personas que podrían haberse contagiado después de visitar algunas regiones de ese continente y desde ahí se expandió al mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró una emergencia de salud global.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Esta enfermedad se inicia con una primera etapa de fiebre, que puede durar 1 a 3 días, para luego aparecer lesiones corporales generalizadas. Estas lesiones cutáneas -que pueden ser pápulas, vesículas o pústulas- evolucionan entre 2 a 4 semanas a costras. Al cuadro clínico, se pueden agregar dolor de cabeza, dolores musculares, agotamiento, escalofríos y adenopatías generalizadas (ganglios linfáticos inflamados).

¿Existe algún tratamiento para la enfermedad?

Hasta ahora no existe un tratamiento específico antiviral probado para la enfermedad. El manejo se basa principalmente en alivio sintomático de fiebre, dolor y manejo de deshidratación.

¿Cómo se transmite?

Se transmite principalmente por contacto estrecho con secreciones respiratorias, fluidos corporales o lesiones de una persona infectada. El contacto debe ser muy estrecho y prolongado, y se produce principalmente por gotículas respiratorias, es decir, secreciones que se expulsan de forma inadvertida por la boca y la nariz al hablar, estornudar, toser o espirar. Además, podría transmitirse por ropa infectada, como, por ejemplo: ropa de cama, toallas húmedas. Los síntomas suelen durar entre 14 y 21 días.

¿Qué debo hacer para prevenir el contagio?

Lo principal para prevenir el contagio es evitar el contacto con aquellos que estén contagiados. Adicionalmente, y súper importante, es mantener los cuidados de higiene personal como el uso de mascarillas, lavado frecuente de manos, guantes en todo momento.