Un buen dormir en tiempos de pandemia

En tiempos de pandemia, producto del COVID-19 SARS-CoV-2cabe la posibilidad de ver incrementados los niveles de estrés y ansiedad, afectando considerablemente la calidad del sueño, y ello puede pasarle a cualquier persona y en todas las edades.

La importancia de conciliar el sueño

Al respecto, la Kinesióloga del Hospital de Pichidegua, Natalia Pinto, explica la importancia de conciliar el sueño de mejor manera, “sabemos que durante la pandemia nuestra calidad del sueño y buen dormir se han visto afectados de cierta forma, por ello el mejorar e higienizar el sueño se pueden realizar con ciertas acciones, como ejercicios de bajo impacto, los cuales tienen como objetivo aumentar sutilmente la temperatura y el flujo sanguíneo”.

Efectos en la salud no dormir lo suficiente

Natalia Pinto, Kinesióloga del Hospital de Pichidegua
Natalia Pinto, Kinesióloga Hospital de Pichidegua

Referente a los efectos que produce en la salud de las personas el no dormir lo suficiente, la profesional señala que “el sueño es importante para la salud, y al no dormir lo suficiente, puede sentirse cansado y afectar su rendimiento, incluyendo su capacidad de pensar con claridad, reaccionar rápidamente, llevándolo muchas veces a tomar malas decisiones y ponerse en situaciones de riesgo. Las personas que no duermen bien son más propensas a sufrir accidentes”.

Dormir 8 horas diarias

Natalia agrega que es muy importante tomar medidas para mejorar los hábitos del sueño. Para ello lo esencial es que la persona duerma aproximadamente 8 horas diarias, de esta forma tendrá las energías necesarias para afrontar de mejor forma el día.

Consejos para mejorar los hábitos de sueño

  • Generar una rutina diaria donde se puedan definir algunos horarios básicos como la hora de dormir, despertarse y horarios de comidas.
  • Alimentación saludable, esto mejora el sistema inmune, el ánimo y el rendimiento diario.
  • Evitar alimentos pesados en la última comida del día y distanciarla al menos 2 horas del momento de acostarse.
  • Consumir abundante agua para mantenerse hidratado, pero evitar su consumo durante las horas previas a dormir.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Evitar el consumo de líquidos que contengan sustancias estimulantes (te, café, bebidas cola, entre otras)
  • Mantener el contacto, aunque sea a distancia, con amigos o familiares.
  • Realizar algún ejercicio físico reconfortante (bicicleta, caminar, saltar la cuerda, rutinas de ejercicios en plataformas de internet, bailar, entre otras).
  • Tomar sol, aunque sea en el patio por algunos minutos al día.
  • Evitar el uso de pantallas al momento de acostarse (televisión, computador, celular).
  • Usar algún aceite aromático conocido por estimular el sueño como por ejemplo la lavanda.
  • Rutina de ejercicios los cuales deben realizarse con suavidad .
  • Esta rutina debe realizarse en un ambiente tranquilo, acompañado de música suave.
  • Realizar estos ejercicios minutos antes de acostarse.