Imagen de archivo

Temperaturas extremas de verano causaron efectos negativos en las manzanas

Print Friendly, PDF & Email

El clima seco, la radiación excesiva y la baja humedad relativa han causado estragos en un significativo porcentaje de la producción de frutas en la región del Maule, con un impacto particularmente severo en el cultivo de manzanas. Este fenómeno ha generado una serie de complicaciones en la producción, incluyendo cambios en las fechas de cosecha que han provocado daños considerables durante el almacenamiento.

Según Álvaro Sepúlveda, investigador del Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca (UTalca), las variedades más afectadas por estas condiciones adversas son la Fuji y la Cripps Pink. "Este verano hemos observado un mayor daño causado por la exposición directa al sol y condiciones de estrés fototérmico elevado, lo que afecta negativamente la calidad de la fruta durante el almacenamiento", explicó Sepúlveda.

Tomar precauciones y aplicar medidas

Ante esta situación, el investigador hizo un llamado urgente a los productores para que tomen precauciones y apliquen medidas de mitigación que contrarresten los efectos del sol y las altas temperaturas que persisten en la temporada. "Desde la segunda mitad del verano, hemos experimentado temperaturas que han alcanzado o superado los 30°C, y es probable que estas condiciones continúen durante algunos días más. Los productores deben mantener medidas de mitigación del estrés, como el uso de mallas o paneles reflectantes en el suelo, instalados en momentos estratégicos. Además, es crucial cuidar el proceso de deshoje en ciertas áreas del árbol para garantizar la calidad del fruto", advirtió Sepúlveda.

Nuevas selecciones para adaptarse al cambio climático

En respuesta a estos desafíos climáticos, el Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca, en colaboración con la empresa A.N.A Chile y con el respaldo de Corfo a través de Biofrutales S.A, está llevando a cabo un proyecto para identificar nuevas selecciones de manzanas que sean más resistentes a las condiciones cambiantes del clima. Este proyecto, denominado Programa de Mejoramiento Genético del Manzano (PMG), ha comenzado a mostrar resultados prometedores con cultivos que exhiben una mayor resistencia a la radiación intensa y la baja humedad del verano, especialmente en la zona central de Chile.

Durante la segunda reunión técnica del año 2024, celebrada de manera bimestral para abordar temas relacionados con los estados fenológicos y los avances de la temporada de cultivo, la investigadora del Centro de Pomáceas de la UTalca, Daniela Simeone, presentó estas nuevas selecciones. Aunque aún no han sido catalogadas como variedades, Simeone destacó que estas selecciones muestran un proceso de producción similar a las variedades tradicionales y han sido bien recibidas por los consumidores.

"Sus características están diseñadas para adaptarse al cambio climático, con mayor resistencia a la radiación intensa y la baja humedad relativa del verano, lo que reduce el daño solar, uno de los principales problemas que afectan a las frutas", explicó Simeone. "Estamos llevando a cabo pruebas de adaptabilidad en nuevas áreas de cultivo, así como en las zonas tradicionales, desde Santiago hacia el sur. Estas selecciones destacan por su excelente calidad gustativa, jugosidad, textura crujiente y un equilibrio perfecto entre dulzura y acidez. Sin embargo, su característica más distintiva es su llamativa coloración rojiza, que las hace muy atractivas visualmente".

Se espera que en un futuro cercano, estas nuevas selecciones puedan ser registradas oficialmente como variedades, lo que abriría la puerta a la introducción de una nueva línea de productos al mercado chileno, beneficiando tanto a los productores como a los consumidores.


Quiero recibir un resumen diario de noticias

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace en el pie de página de nuestros correos electrónicos.