Pagina web Rancagua
Spanish Haitian Creole English

En Graneros comienza evaluación de pacientes para recibir remedio en base a cannabis

En el marco de la charla de cannabis medicinal dictada por la directora ejecutiva de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri, realizada en el Teatro de Graneros, el municipio inscribió a todas las personas que cumplan el perfil de beneficiarios y así ser evaluados para el uso del fármaco en base a marihuana, Cannabiol.

En este sentido, el alcalde Claudio Segovia expresó que “no hay plazo que no se cumpla, y este camino que iniciamos el 2016 ya tiene acciones y frutos que estamos compartiendo con la comunidad. Ya tenemos en marcha blanca a los 10 primeros usuarios y aún tenemos 190 dosis vacantes para aquellos enfermos con dolores crónicos que más lo necesiten. Por eso este día marca un hito clave en el proceso del convenio”.

Los inscritos en este programa serán evaluados por profesionales de la fundación y del propio municipio, donde en base a los criterios establecidos por instituciones de salud pública, colaboradores en la investigación, como el Instituto del Cáncer, el Hospital San Borja Arriarán y el Hospital de Las Higueras de Talcahuano, podrán elegirse los otros usuarios de esta terapia complementaria.

El Programa de Cannabis Medicinal del municipio está abierto a personas que sufren dolencias, comprobadas con diagnóstico médico, que puedan ser corroboradas a través de exámenes donde se busca que se dé un uso compasivo de aceite de marihuana como terapia complementaria para pacientes con cáncer, epilepsia, discopatía lumbar, artrosis y poliartrosis, artritis reumatoides y /o soriásica, espondilitis anquilosante, fibromialgia, polineuropatía diabética, dolor neuropático, neuralgia del trigémino, migrañas, cefaleas, disminorrea, endometriosis, lupus, síndrome hombro doloroso y pre menstrual, entre otras.

Generalmente se trata de enfermos crónicos que toman una gran cantidad de medicamentos para curar la enfermedad y para el dolor, sin embargo, muchos de ellos, debido a la intensidad, van desarrollando otras enfermedades, dado a los efectos adversos de los fármacos de origen químico.

En este sentido, Ana María Gazmuri, destacó que “los derivados de la morfina son muy buenos para los dolores agudos, pero no para los dolores crónicos, no están diseñados para su cronicidad y ahí empiezan a haber una serie de efectos secundarios en otros órganos, constipación severa, afectación anímica, en general la gente lo tolera muy mal y cuando incorporamos cannabiol, por ejemplo, podemos realmente hacer una transición a un tratamiento mucho más amable, con menos efectos secundarios, no sólo en cuanto a la incomodidad, sino que en cuanto al daño de los órganos que hacen los otros tratamientos”.